Subsidio DS19: Nuevos barrios de integración social y energéticamente sustentables

house-1407562_1920

Compartir

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Adquirir una vivienda en barrios bien localizados y cercanos a establecimientos educacionales, servicios de salud y comerciales, entre otros, y que incorpore a familias de diferentes realidades socioeconómicas, es el principal objetivo del Subsidio DS19 de Integración Social y Territorial, entregado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

Se trata de un programa cuyo objetivo es ampliar la oferta de viviendas con subsidio en ciudades con mayor déficit y demanda habitacional, especialmente diseñado para sectores medios y vulnerables, que busca que familias con subsidios puedan materializar la compra de su vivienda, e incentivar a aquellas que no lo tienen para que postulen a este beneficio.

Si a estas novedades les sumamos la posibilidad de adquirir un inmueble que incorpore la Calificación Energética de Viviendas (CEV), el panorama se hace aún más alentador. Esto porque los requisitos del llamado a DS19 a las inmobiliarias incluye la Eficiencia Energética -a través de la calificación- como la posibilidad de obtener mayor puntaje en la postulación. En este sentido, Efizity, empresa experta en gestión energética, está enfocada en motivar a las inmobiliarias a evaluar y mejorar sus viviendas, de manera que puedan ofrecer este beneficio a sus compradores.

Inmobiliarias

En este sentido, José Antonio Kovacevic, gerente del área Green Building de Efizity explica que “las inmobiliarias que postulan para que sus proyectos se vean beneficiados de este subsidio deben estar ubicados dentro del límite urbano, para evitar la construcción en la periferia, demostrando cumplir con distancias caminables a establecimientos educacionales, centros de salud, acceso al transporte público, servicios comerciales y áreas verdes, entre otros. Estos proyectos cuentan además con viviendas de distintos montos, que permiten la integración de diversos sectores socioeconómicos”.

La importancia de incorporar la CEV, radica en un beneficio directo a los compradores finales, quienes, además de ver disminuidos los costos de compra de un inmueble, tendrán ahorros durante toda la vida útil de sus viviendas, necesitando menos gastos de calefacción, refrigeración e incluso agua caliente.

“Para otorgar los puntos de Calificación Energética, el DS19 solicita cumplir con una letra C o superior. Esto es demostrar ahorros en demanda de energía en al menos un 40%, esto significa que las personas necesitará mucho menos energía para mantener su vivienda confortable durante todo el año”, indica el experto.

En Chile, la Calificación Energética como herramienta de medición de la eficiencia energética de las viviendas nuevas existe desde el año 2013 y su uso es aún voluntario. “A mayo de 2019 se han etiquetado como Pre-Calificación y Calificación 54 mil viviendas, el 28% corresponde a proyectos privados y un 72% a proyectos sociales o mixtos. De este total de viviendas, un 38% sólo cumple los estándares de la norma o incluso tiene resultados de ahorro bajo los esperados y un 62% cumple con un ahorro superior al 20%, siendo la mayoría de éstas en la letra D, es decir, entre 20 y 40% de ahorro”, sentencia Kovacevic.

Fuente: ZoomInmobiliario.com 

uv flatbed printer for sale