Cómo la pandemia del covid-19 está incentivando el desarrollo y uso de la electromovilidad

Fuente: Revista Energía
Foto Vocero PPS Zoom

Compartir

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Los pocos kilómetros recorridos por los ciudadanos y la menor actividad industrial en las ciudades, ha mejorado notablemente el medioambiente. Una situación excepcional que se podría mantener si se logra el desarrollo y uso total de una movilidad eléctrica.

Para Chile se prevé un 7% de penetración en la demanda de electromovilidad al 2030 y entre 25-35% al 2040.

Desde el inicio del confinamiento por la pandemia del coronavirus en diferentes países se han evidenciado avances importantes en la calidad del medio ambiente. En ciudades de China, por ejemplo, desapareció el smog y según constan otras informaciones, las reducciones en los niveles de NO2 alcanzaron un 70% en Los Ángeles, Estados Unidos; un 33% en Delhi, India y un 60% en París, Francia, lugar donde la calidad del aire se optimizó entre un 20 y 30%, un nivel nunca antes visto durante las últimas cuatro décadas.

Sin duda, estas situaciones excepcionales son el resultado de la baja cantidad de kilómetros recorridos por las personas y la menor actividad industrial en cientos de ciudades en el mundo. Un escenario observado por las y los expertos, quienes hoy estiman lo conveniente que sería mantener esta calidad de aire para siempre, un trabajo, que saben, depende en gran medida de la electromovilidad.

“La pandemia del covid-19 es muy lamentable, sin embargo debemos atender también sus lecciones, donde una de ellas hoy nos muestra el tremendo daño que le hacemos al medioambiente con el tipo de movilidad con la que comúnmente operamos. Desarrollar e implementar la movilidad eléctrica, por tanto, es clave para reducir drásticamente los niveles de CO2 y NOx en Chile y el mundo. El transporte público es uno de los rubros que lideran la incorporación eléctrica en sus operaciones, seguidos por los couries del comercio, la industria y a en un futuro cercano la minería, y está perfecto, así debiera ser y mucho más.”, señala Pedro Pablo Silva, gerente de desarrollo de Efizity, consultora chilena de servicios energéticos.

La incorporación de movilidad eléctrica a nivel particular y de empresas apuntan a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a desplazar el consumo de combustible fósil. Se espera que en el mediano plazo estas tecnologías sean completamente competitivas en términos económicos. ¿Cómo lograrlo? el consultor de efizity responde: “Esto está directamente relacionado al desarrollo de la infraestructura de cargadores eléctricos en el país y a la disminución de costos de los vehículos eléctricos y/o híbridos. Y bien, en la medida que se desarrollen estas aristas, existirá demanda para la electromovilidad en las empresas. Para Chile se prevé 7% de penetración al 2030 y entre 25-35% al 2040”.

La electromovilidad en Chile es una tendencia que entra cada vez con mayor fuerza al mercado.  En el transporte público se ha demostrado la costo-efectividad de esta tecnología aplicada a las flotas de transporte en las nuevas licitaciones del Transantiago y en los próximos años se proyecta una mayor cantidad de colectivos y taxis eléctricos. “Para tener una idea: un vehículo eléctrico que recorre al año entre 35.000 y 50.000 kilómetros esta siendo mucho más rentable a mediano y largo plazo que un auto tradicional”, explica el ejecutivo de Efizity.

uv flatbed printer for sale