Aislación térmica y buen uso de los equipos calefactores

La Tercera

Compartir

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Edición Especial Calefacción Sustentable y Eficiente – La Tercera

Mantener una temperatura agradable dentro del hogar es una de las preocupaciones durante los meses más fríos del año, y antes de comprar un equipo de calefacción es fundamental tener en cuenta un factor determinante: la aislación térmica de la vivienda.

Una buena aislación evita que se pierda el calor que se genera en un espacio interior. Mientras mayor aislación, menor será la pérdida de calor y se obtendrá más confortabilidad.  José Antonio Kovacevic, gerente área Green Building de Efizity, indica que se debe tener en cuenta que un exceso de aislación puede producir sobrecalentámiento en verano, por lo tanto, debe ajustarse a los meses más cálidos y fríos del año. “Si consideramos el uso de la calefacción en invierno, la idea es que tengamos el aire al interior lo menos frío posible, de manera que el equipo tenga que hacer un menor consumo de energía, y eso se puede conseguir haciendo un buen uso de las cortinas y ventanas”, explica Kovacevic.

En esa línea, son las ventanas las que tienen mayor incidencia en el desempeño de los equipos climatizadores, ya que un buen uso es un complemento en el potencial ahorro de energía de una vivienda. “Durante el invierno, se deben maximizar las ganancias solares en las horas de luz y proteger las ventanas con cortinas o roller interiores el resto del tiempo, para evitar las pérdidas de calor generadas por el uso de calefacción si es que se utiliza”, dice el ejecutivo de Efizity.

Materiales óptimos

A la vez, es muy importante que los elementos que están en contacto con el exterior como los muros, techumbre, pisos ventilados (voladizos, bow-windows, estacionamiento, entre otros), y las ventanas, consideren materiales que permitan mantener las casas con temperaturas confortables, desde 18° en invierno y hasta 26° en verano.

Por eso, Ricardo Fernández, gerente técnico y desarrollo sostenible de Volcán, sostiene que los materiales de mayor masa tienen una mayor absorción del calor, por lo tanto, ralentiza el proceso de calefacción en un espacio interior; y los materiales ligeros, si no cuentan con la debida aislación facilitan la fuga del calor hacia el exterior. “Es recomendable utilizar lana de vidrio para aislamiento de techumbre y muros; y lana mineral para aislaciones entre muros y exterior. También, para interior existen productos como Volcapol que es un laminado de volcanita y poliestireno ideal para revestimiento de muros de hormigón, que ayudan a mantener el confort térmico de una vivienda”, aconseja.

Consumo y eficiencia

En Chile, una vivienda tiene un gasto promedio estimado de entre 150 y 200 Watt por metro cuadrado al año, consumo bastante elevado que se incrementa con el uso de climatizadores. Ricardo Fernández, ejemplifica que en Alemania, con un clima más extremo, las normas están pensadas para un consumo de hasta 40 Watt por metro cuadrado anual.

Pero el consumo de energía estará directamente relacionado al tipo de vivienda y de cómo se utilice el equipo de climatización. Por ello, José Antonio Kovacevic de Efizity, recomienda evaluar bien la vivienda antes de decidir por alguna mejora, “ya que por ejemplo en departamentos, probablemente, la mejor inversión sea mejorar las ventanas, y en casas aumentar la aislación de muros y techumbre”, dice.

“Todas las viviendas construidas desde el año 2000 deben cumplir con exigencias en techumbres, y aquellas recepcionadas después de 2007 además deben cumplir con niveles de aislación mínimos en muros y pisos ventilados”.

 

Fuente: La Tercera

uv flatbed printer for sale