Empresas pueden ahorrar hasta 20% de consumo gracias a la gestión energética

Fuente: Revista Electricidad
Empresas pueden ahorrar hasta 20% de consumo gracias a la gestión energética
Las oportunidades de ahorro de las industrias van del 5% al 20% del gasto energético anual Las oportunidades de ahorro de las industrias van del 5% al 20% del gasto energético anual

Compartir

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

El gobierno ha implementado diversas medidas de eficiencia energética en el país y algunas empresas comienzan a entender el potencial que existe para reducir costos.

Una adecuada gestión energética es clave para mejorar la competitividad de las empresas y reducir los costos de energía para los consumidores, así lo indica Ignacio Santelices, jefe de la División de Eficiencia Energética del Ministerio de Energía, quien destaca que en casos internacionales se pueden observar mejoras de entre 1% y 2% de ahorro anual en las empresas e incluso de hasta 15% en tres años. Héctor Arellano, gerente comercial de la compañía efizity y presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Eficiencia Energética de Chile (Anesco), agrega que “las oportunidades de ahorro en las industrias van de 5% a 20% del gasto energético anual”.

Sin embargo, para que se adopten estas medidas se requiere de una visión estratégica sobre la eficiencia energética, así como funcionarios capacitados e, idealmente, algún incentivo del Gobierno, explican diversos especialistas a este medio. “Hay que construir conocimiento técnico, mediante cursos y capacitaciones, pero también es fundamental crear conciencia de la necesidad de tomar medidas de eficiencia energética no solo cuando la energía es cara o no está, sino que siempre”, resalta Manlio Coviello, jefe de la Unidad de Recursos Naturales y Energía de la Cepal.

En las firmas, la introducción de la gestión energética ha sido gradual y principalmente caso a caso, dice Santelices. “No existe una cultura generalizada del buen uso de la energía”, detalla. Por su parte, Álvaro Soto, jefe de la Línea de Desarrollo de Medición y Verificación de la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE), explica que “falta un mayor compromiso del sector privado en el desarrollo de la eficiencia energética. Al no existir regulación, ese sector, salvo por iniciativas aisladas, no ha sentido la necesidad de usar la eficiencia energética como una herramienta para la optimización de sus recursos”.

Por ello, es crucial que las empresas entiendan que la gestión de la energía es un buen negocio y que deben promoverla al interior de sus organizaciones. Annika Schüttler, jefa del proyecto Smart Energy Concepts –iniciativa de la Cámara Chileno− Alemana de Comercio, en colaboración con la AChEE y financiada por el Ministerio del Medio Ambiente de Alemania–plantea que es fundamental que haya “un compromiso con la eficiencia energética de parte de la alta gerencia y que se incorpore dentro de la misión de cada área”.

Desde la AChEE, Julio Ovalle, profesional de industria y minería, reconoce que el escenario de escasez energética y la falta de una normativa ha provocado que la gestión energética se vuelva un acto voluntario y que “la industria ha demostrado un bajo compromiso por incluirla como una herramienta que optimice el recurso mediante su gestión”.

Respecto de la necesidad de conocimiento técnico para implementar estas medidas, Ignacio Santelices elogia la calidad de los profesionales en el área. “En Chile tenemos muy buenos profesionales en estos temas”, dice. Por su parte, Héctor Arellano considera que Chile aún no está 100% preparado para la gestión de energía. La principal barrera sigue siendo cultural, por parte de las industrias, los comercios y los clientes finales. “Hoy existen empresas proveedoras de servicios, equipos y consultores en eficiencia energética. Sin embargo, sigue siendo necesario mejorar sus capacidades técnicas y las de los clientes”, indica. Para las empresas, uno de los desafíos es implementar sistemas de gestión de la energía en sus instalaciones, para lo cual requieren gestores energéticos y consultores de diagnóstico, análisis y reducción de brechas, así como de implementación de sistemas de gestión.

Avances en el país
A la fecha, han existido diferentes iniciativas públicas orientadas al uso eficiente de la energía. Entre las más destacadas se encuentra el Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética, que inició su implementación en 2010 a nivel sectorial. Una de sus principales medidas fue la creación de la AChEE. En 2014 se lanzó la Agenda Nacional de Energía, que establece una meta de ahorro de 20% para el año 2025.

Desde el gobierno, se ha instalado alumbrado público LED, se han intervenido hospitales de alta complejidad para reducir su consumo de energía y se ha hecho entrega de ampolletas eficientes a miles de hogares. En el primer caso, el ahorro generado es de aproximadamente 35%. En la comuna de Calera se pasó de 95% del parque de luminarias tradicionales a LED, lo que generará un ahorro cercano a 9,5 millones de pesos mensuales y cerca de 42% de ahorro en el consumo de energía eléctrica en el alumbrado público. En el caso de los hospitales, se estima un ahorro anual total de 1.900 millones de pesos; respecto de las ampolletas entregadas a familias vulnerables, cambiando cuatro ampolletas incandescentes de 100 W por las entregadas por el programa Mi Hogar Eficiente, se produce un ahorro estimado de $18.980 al año, según cifras entregadas por el Ministerio de Energía.

Qué pasa con la eficiencia energética en Estados Unidos y Europa
En Estados Unidos, la Oficina de Eficiencia Energética y Energías Renovables (EERE) lleva a cabo programas de eficiencia energética en transporte, hogares y empresas. Un caso exitoso es el de Colorado: en 2014, la EERE invirtió US$240.000 para reducir la demanda eléctrica de la industria láctea, auditando y asesorando a ocho lecherías y cubriendo 75% de sus costos de adaptación. Entre todas, ahorraron tres millones de BTU y 742.000 libras de gases de efecto invernadero al año. En términos de retorno económico, una empresa alcanzó un ahorro mensual de 25% en sus costos de electricidad. La Dirección de Eficiencia Energética de la Unión Europea, en tanto, quiere un ahorro energético de 20% para 2020, y ya en 2014, el consumo de energía primaria estaba solo 1,6% por encima de la meta. Además, la intensidad energética en su industria disminuyó 16% entre 2005 y 2014. Gracias a los aparatos más eficientes que exige la legislación habrá un ahorro de 100.000 millones de Euros en toda la Unión Europea.

Dos casos de éxito en el sector agroalimentario en el marco de Smart Energy Concepts
Fundo Santa Cecilia (cultivo de uvas)

    • Mayor eficiencia en el proceso de riego instalando sensores de suelo para optimizar el protocolo de riego. Hubo un ahorro energético de 25%, la inversión se retornó dentro de un año y el ahorro anual fue de cerca de $1.155.000.
    • Protección del cultivo con cobertores plásticos para evitar daños. Redujo el uso de agua en 20% con un ahorro energético de la misma proporción. Se pasó de 13.200 litros de petróleo al año a 10.560 litros, un ahorro de aproximadamente $924.000.

Planta faenadora industrial de Agrosuper

  • Recuperación de energía térmica de las aguas residuales utilizadas en el proceso de escaldado de las aves dejándola apta para hacerla circular por un intercambiador de calor y recuperar esa energía. Hubo un ahorro de cerca de 40 toneladas mensuales de petróleo y el retorno de la inversión fue menor a un semestre.
  • Optimizar la generación, distribución y uso eficiente del vapor: un recuperador de energía de la purga continua puede ahorrar al año cerca de $17.000.000 y cuesta entre 5 y 15 millones.
uv flatbed printer for sale