Estudio realizado por Efizity entrega claves para evitar el sobrecalentamiento en viviendas

ELMER

Compartir

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Reducir la temperatura al interior de las viviendas en verano es, sin duda, un importante factor de confort, por lo que siempre son bienvenidas las recomendaciones que ayuden a mantener una temperatura más agradable en estas fechas. Si bien la primera opción es incorporar sistemas de climatización, es necesario contar con un diseño y materiales sustentables para tener una temperatura adecuada.

De acuerdo a un estudio realizado por la consultora en eficiencia energética Efizity, tanto casas como departamentos están al menos un 30% del tiempo con temperaturas sobre 28°C al interior de sus viviendas durante los meses de verano, cuando el máximo del rango óptimo es de 25°C en el verano en climas similares a Santiago.

Aunque en Chile el peak de temperatura es a las 14 horas, dentro de las viviendas se produce un desfase debido a la inercia térmica, lo que genera un incremento en la absorción de calor que finalmente se libera entre las 18:00 y 21:00 horas. De este modo, se produce un sobrecalentamiento importante de la vivienda, justo en el periodo en que se necesita para descansar.

“Los materiales de mayor masa tienen una mayor absorción del calor, que liberan después en la noche, lo que extiende el periodo de sobrecalentamiento dentro de las viviendas. De igual modo, los materiales ligeros, si no cuentan con la debida aislación permiten la generación de temperaturas muy elevadas dentro de las viviendas”, sostiene Ricardo Fernández, gerente Técnico y Desarrollo Sostenible de Volcán.

Claves pero mejorar

Es por este motivo, dicen los expertos, que los materiales de construcción son un elemento importante al momento de elegir una vivienda, y la recomendación es preferir aquellos que tengan las mejores cualidades aislantes.

“Por ejemplo, la lana de vidrio es un excelente aislamiento de techumbre y muros, en tanto que la lana mineral se utiliza con muy buenos resultados para aislaciones entre muros y también exterior. Para interior existen laminados de volcanita y poliestireno que son ideales para revestimiento de muros de hormigón y que ayudan a mantener el confort térmico de una vivienda”, agrega el experto de Volcán.

En términos de diseño, por ejemplo, los techos además de aislamiento necesitan ventilación. “Lo ideal es que haya sobre el cielo falso una cámara de aire o un ático, ya que en estos espacios se producen infiltraciones de aire fresco y salida de aire caliente. Este mismo principio debe aplicarse al interior de las viviendas, para procurar que haya una entrada constante de aire más fresco, junto con una extracción del aire caliente. Esta renovación permite reducir las fluctuaciones de temperatura al interior de la vivienda durante todo el día”, afirma Fernández.

Gasto elevado

Una vivienda en Chile tiene un gasto promedio de entre 150-200 Watt por metro cuadrado al año, un consumo demasiado elevado que se ve impulsado por el uso indiscriminado de sistemas de climatización. “En Alemania —que tiene incluso climas más extremos— todas sus normas están diseñadas para consumos bajo 40 Watt por metro cuadrado al año. Incluso, hay países como Japón que buscan tener un gasto cero en las viviendas, un objetivo que solo se consigue con buenos materiales aislantes y un diseño que se adapte a las características de la zona donde se está construyendo”, explica el experto de Volcán.

Actualmente, la legislación chilena —señala— ha asumido esta necesidad de eficiencia como un desafío, por lo que se está impulsando la nueva Calificación Energética de Viviendas como un estándar que ayudará a tomar conciencia y reducir el consumo por hogar.

Fuente: El Mercurio

 

uv flatbed printer for sale